¿El vídeo espontáneo?

Una mañana de invierno de 2010, mientras paseaba por la playa, se me ocurrió sacar el móvil y grabar un vídeo de todos los detalles de ese paseo que me estaban encantando. Luego, en mi casa, realicé la edición y lo subí a mi perfil de Vimeo para compartirlo. Pensé en lo fácil que es hoy en día grabar cualquier acontecimiento de tu vida cotidiana. Un rápido movimiento al bolsillo del pantalón y en pocos segundos estamos preparados para grabar los primeros pasos de un niño, las graciosas acrobacias de un gato, catástrofes meteorológicas, una carga policial injustificada, y capturar sensaciones, situaciones y expresiones naturales, que no están planificadas, que surgen de forma espontánea.  Por ese motivo, a mi vídeo del paseo por la playa lo catalogué como vídeo espontáneo ya que la ocurrencia de realizarlo fue espontánea y capturé acciones imprevistas, espontáneas desde mi punto de vista de la realidad, como una avioneta sobrevolando la playa a muy baja altura, quizás por debajo del límite legal permitido. En comparación con décadas anteriores, ahora es mucho más probable que cualquier acontecimiento sea susceptible de ser grabado. Ahora, más que nunca, es posible capturar la espontaneidad de la realidad. Los ojos tecnológicos están por todas partes.

He escogido el nombre de El Vídeo Espontáneo para este blog porque creo que describe la situación actual en la que se encuentra la comunicación audiovisual en cuanto a la relevancia del uso del vídeo en nuestra cotidianidad como forma de expresión y capturador de vivencias.

A continuación os dejo mi vídeo espontáneo del paseo por la playa:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.